TICKETS Y VISITAS: Sin colas, paseos guiados

Entradas y visitas guiadas

Comprar entradas para ver la Ultima Cena de Leonardo 2020

entradas para ver la Ultima Cena de Leonardo

Tickets para la Cena de Leonardo en Milán

RESERVAR TICKETS

La Última Cena de Da Vinci es la atracción más popular en la ciudad de Milán pero su frágil estado de conservación ha obligado a establecer un régimen de visitas muy limitado, que hace que la oferta de entradas sea mucho menor a la demanda y que sea necesario hacer bien la previsión.

Para aquellos visitantes que no han podido hacer la reserva oficial a tiempo, presentamos nuestro producto estrella: el ticket sin colas para visitar el famoso mural de Leonardo en el cenáculo, sin tediosas esperas y con la garantía de poder hacer la visita en la fecha y hora deseada. Un servicio práctico, fiable, con entrega en mano, a buen precio y que te permitirá no marcharte de la bella capital del norte de Italia sin haber visto con tus propios ojos su obra más universal. Una propuesta contrastada, con excelentes críticas y que te permite ver la gran obra de Leonardo si el turno de entradas oficial se encuentra agotado.

Comprar entradas para la Cena de Leonardo

Comprar entradas para la Cena de Leonardo


Comprar entradas – Cena de Leonardo

Describimos a continuación el programa más sencillo, de compra de entrada. Desde los botones de reserva podrás acceder a todos los packs para que puedas conocer los programas disponibles durante las fechas de tu viaje.

El producto que vendemos es simplemente el ticket de acceso, sin visita guiada. Se incluye también una entrada sin colas para conocer la Catedral de Milán (consultar detalles en el momento de la reserva).

Nuestro operador local le entregará la entrada en mano, junto al convento de Santa María delle Grazie, a la hora indicada. Con ello se ahorrará colas y el peligro de perderse la obra por falta de entradas, algo muy habitual ante la fuerte demanda de acceso. El servicio tiene un pequeño sobrecoste con respecto al precio de la entrada original por el servicio de la agencia local, pero ofrece las grandes ventajas de evitar las colas de espera y de asegurar la emocionante experiencia de ver en directo el mural.

Es un servicio 100% fiable, garantizado y que cada día ayuda a decenas de visitantes a cumplir sus sueño de conocer la obra de la forma más cómoda y despreocupada.


Reserva Entradas para ver la Ultima Cena en Milán

RESERVAR TICKETS

En tu bono de confirmación encontrarás la información completa del operador, en la que se incluyen los teléfonos locales en su destino. Nuestros jefes de producto solo seleccionan a los operadores más fiables y expertos en cada destino, para ahorrarte trabajo y asegurarte tranquilidad.


La experiencia de visita, por Anabel, clienta de www.laultimacenademilan.com (fecha de visita finales de enero de 2017)

Confieso ser una de esas personas amante de las listas. Así que, cuando estas Navidades me regalaron un viaje exprés a Milán, fui directa a consultar uno de mis libros de cabecera, 1001 pinturas que hay que ver antes de morir, de Stephen Farthing.  Como imaginaba, entre todo ese catálogo de maravillas se incluía una de las obras más representativas y enigmáticas de Leonardo Da Vinci: La Última Cena.

Este imponente mural se encuentra en la pared norte del refectorio del convento de Santa Maria delle Grazie y, debido al deterioro que ha sufrido, tan solo se puede visitar en pequeños grupos durante quince minutos, previa compra de la entrada. Y es ahí donde está el problema, en la web oficial las entradas se agotan con mucha antelación y, cuando digo “mucha”,  me refiero a varios meses.

Mi acompañante y yo no estábamos dispuestos a pasar por la capital de la moda sin ver Il Cenacolo, por lo que había que encontrar un plan B. Nos recomendaron adquirirlas a través de www.laultimacenademilan.com y, la verdad, fue todo un acierto.

Compramos un combo que incluye entradas para La Última Cena, La Catedral de Milán y el Museo Catedralicio. Estos últimos puedes visitarlos cuando quieras durante el horario de apertura, sin embargo, para aquélla debes escoger una hora concreta porque, como dije antes, los grupos entran cada quince minutos. Tras la compra online te envían el justificante con un número de control a tu correo electrónico donde además te indican el punto de encuentro con el agente local que te facilitará las entradas físicas unos veinte minutos antes de la hora de tu turno. En la propia puerta del monumento, la agente nos proporcionó las entradas del Duomo y del Museo Catedralicio, y nos explicó que presentando nuestro resguardo en la biglietteria de La Última Cena, nos hacían entrega directa de las entradas.

Los accesos a la Iglesia de Santa Maria delle Grazie y al convento dominico son independientes. Para ver la obra de Da Vinci tienen habilitada una pequeña sala de espera en la que aguardamos nuestro turno de entrada. Muy puntual un caballero abrió la puerta que da acceso al claustro del convento, por el que nos condujo hasta una esquina acristalada y cerrada, justo en la puerta del refectorio. Solo cuando todo el grupo se halla en la zona acristalada y la puerta se cierra, abren paso por fin a la enorme sala de techos altos donde se encuentra la pintura.

Solo su tamaño impresiona. También su deterioro a pesar de las continuas restauraciones. Es muy curiosa la sensación de estar delante de una obra que has visto miles de veces en libros y películas, que forma parte de la memoria popular, y tenerla ahí, frente a frente.

La entrada fue en silencio, pero al poco tiempo se empezaron a escuchar murmullos en diferentes idiomas. Es una obra rodeada de misterios y leyendas, y supongo que queríamos atisbar un poquito de todo ello en nuestra visita. Todos comentando lo mucho o lo poco que sabíamos o habíamos oído, interpretando las caras y gestos de los apóstoles, su asombrosa expresividad. Casi puedes intuir las reacciones y comentarios de cada uno de los sentados a la mesa ante la revelación de la traición que está por cometerse.

En el extremo opuesto del recinto, en la pared sur, está la obra más importante del milanés Giovanni Donato da Montorfano: Crucifixión, fresco del que hablaremos en otro post. Aconsejo que le reservéis unos minutos porque los quince que dura la visita pasan muy rápido y, cuando te quieres dar cuenta, es hora de marcharse y no has levantado la vista del Leonardo.

Conseguimos nuestro objetivo y la experiencia estuvo a la altura de nuestras expectativas. Como dicen, lo breve y bueno, dos veces bueno.

RESERVAR TICKETS


¿Te gustó este artículo?

Valóralo

Nota media 4.5 / 5. Votos recibidos: 2

Reportajes relacionados
Entradas y visitas guiadas

Visita guiada en español por Milán: Ultima Cena, la Catedral y La Scala

Entradas y visitas guiadas

Visita privada con guía a La Cena de Leonardo en Milán

Entradas y visitas guiadas

Tour de compras por el distrito de moda de Milán. Personal Shopper en Milán

Entradas y visitas guiadasTurismo en Milán

Un día en el lago de Como desde Milán, visita organizada

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *